5
(29)

Muchas veces la gente se complica de forma innecesaria a la hora de «querer hacer SEO». Me resulta muy habitual que clientes me consulten si está bien hacer esto o lo otro, intentando descifrar si a Google le va a gustar o no eso que tenían pensado hacer. Mi respuesta es sencilla: hacer SEO no es intentar hackear a Google, es pensar en las personas utilizando el sentido común.

Cómo pensar el posicionamiento web

Sea lo que sea que estemos queriendo hacer, que sea SIEMPRE pensando en las personas. Me refiero a seres humanos de carne y hueso, que en definitiva son quienes van a consumir nuestros productos o servicios. ¡Ojo! Si te dedicás a ofrecerles servicios a robots, nada de lo que diga acá te va a resultar útil…

Por otro lado, ni las personas ni Google son tontas (bueno… Google seguro que no), por lo tanto, no quieras engañar a nadie. Mi sugerencia es que jamás te creas tan crack como para pensar que a nadie se le ocurrió antes esa idea tan brillante que va a posicionar tu sitio web por encima del de la competencia. Creeme, Google es más inteligente. Y por otro lado, las personas pueden no ser tan inteligentes como Google, pero tarde o temprano se van a dar cuenta. Por lo tanto, sé honesto, genuino y confiable. Es la única manera de serle atractivo a tus clientes, y en consecuencia, a Google, por supuesto.

Enfocarse en los clientes

Hoy en día, todos queremos que nuestro contenido sea visto y compartido. El problema es que, para lograrlo, nos obsesionamos con dominar a los algoritmos, esas fórmulas secretas y misteriosas que deciden qué se muestra y qué no en internet. Como experto en SEO, te quiero ahorrar ese dolor de cabeza: los algoritmos siempre están un paso por delante de nosotros.

Entonces, ¿debemos resignarnos a que el contenido que creamos dependa de los vaivenes de los algoritmos? No, por supuesto que no. Como te comenté antes, la solución a este problema es que pienses en tus clientes. Ellos son quienes compran tus productos y servicios, escuchan lo que tenés para decir, y lo más importante, establecen una conexión con tu marca. Si hacés algo que les gusta, lo consumirán y quizás, además, lo compartirán, lo comentarán y lo recordarán.

Los algoritmos pueden darte un empujón, sí, pero es algo pasajero. Lo que realmente, a mediano y largo plazo, va a mejorar tu posición en motores de búsqueda como Google es llegar a las personas, tocar sus corazones y mentes, ofrecerles algo que realmente les importe. Y eso, más allá de favorecerte en términos de posicionamiento orgánico, también va a fortalecer la relación de tus clientes con tu marca.

El camino a seguir es claro: enfocate en tus clientes. Ellos son los que realmente importan. Los algoritmos son solo un componente más de la ecuación; no dejes que determinen el rumbo de tu estrategia de contenidos.

Conclusión

Quedate con esta regla de Wilko muy sencilla que dice así: «si las personas lo encuentran valioso, Google seguro también lo hará».

En conclusión, si tu cabeza está más enfocada en Google que en tus clientes, estás comenzando con el pie izquierdo. Así que ya sabés, si cuando seas grande te gustaría ser el mejor SEO del mundo, comenzá pensando primero en hacer «SEO para humanos», no para robots.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Queremos saber tu opinión!

Ayudanos a mejorar

¿Cómo podemos mejorar este artículo?

Pin It on Pinterest