5
(17)

Cuando un negocio decide empezar a incursionar en el posicionamiento web sin tener demasiado conocimiento previo acerca de lo que eso implica, en general comienza por la inclusión de palabras clave en su contenido, una práctica que gozó de una gran popularidad en los inicios del SEO. Pero lo único permanente es el cambio; y, hoy en día, los motores de búsqueda son mucho más sofisticados, y buscan entender la intención detrás de cada consulta.

Por eso, una estrategia SEO efectiva ya no consiste solo en insertar dentro de tu contenido los términos de búsqueda más utilizados, sino, más bien, en crear un ecosistema de información que responda de manera integral a las necesidades y preguntas de tu audiencia. ¿Cómo hacerlo? Eso es lo que voy a responder en este artículo, y te invito a que me acompañes a lo largo de ese recorrido, porque conocer esa respuesta puede marcar una gran diferencia en la visibilidad online de tu negocio.

Qué son las Palabras Clave

Para que puedas aprovechar todo lo que te voy a contar en este texto, es necesario que tengas claro una serie de conceptos; y el primero de ellos, sin duda, es el de palabras clave. Las palabras clave o keywords son los términos individuales, o el conjunto de ellos, que las personas usamos para buscar información en los motores de búsqueda.

La investigación y el uso de palabras clave fue, por mucho tiempo, una práctica dominante en el mundo del SEO. La cuestión era bastante simple: averiguar qué términos usaba la gente para buscar información y luego incluir esos términos en el contenido que quería posicionarse para esas búsquedas. A medida que más personas comenzaron a competir por las mismas palabras clave, esa práctica comenzó a hacerse más compleja y eso derivó, por ejemplo, en dirigir los esfuerzos a encontrar keywords con baja dificultad y un buen volumen de búsqueda. Y, por supuesto, a incluir esas palabras en el contenido online.

Pero lo que en un principio fue un uso de la técnica de inclusión de palabras clave se convirtió, en numerosos casos, en un abuso, algo que en la jerga del SEO se conoce como “keyword stuffing”: una utilización excesiva —y por lo general forzada— de keywords. Por otra parte, esta práctica, en general, no le daba la importancia debida a la intención de búsqueda del usuario, o al contexto de esa búsqueda.

Beneficios del Uso de Palabras Clave

Si las palabras clave siguen existiendo en el mundo del SEO (y, además, siguen teniendo una gran popularidad en él), es porque su uso reporta beneficios. A continuación, recorreremos brevemente tres ventajas destacadas:

Aumento de la Visibilidad en los Motores de Búsqueda

Utilizar palabras clave relevantes, fruto de una investigación exhaustiva, permite que tu contenido sea más fácilmente encontrado por los motores de búsqueda. Esto aumenta la posibilidad de que tu sitio web aparezca entre los primeros resultados de búsqueda, lo cual es fundamental para atraer tráfico orgánico. Recurrir a palabras clave que incluyan ubicaciones geográficas específicas puede ser muy útil, asimismo. para el SEO local.

Atracción de Tráfico Cualificado

Al incluir en tu contenido las palabras clave específicas que tus potenciales clientes están usando, podés captar la atención de visitantes que ya tienen un interés genuino en tus productos o servicios. Esto no solo incrementa el tráfico de tu sitio, sino que también puede mejorar la tasa de conversión al atraer a un público más segmentado y en búsqueda activa de lo que le ofrecés.

Ayuda en la Creación de Contenido

Una buena investigación de palabras clave puede ayudarte a orientar la creación de contenido, de manera que este sea valioso y útil para tu audiencia. Además de mejorar la experiencia del usuario, esto también puede incrementar su tiempo de permanencia y reducir la tasa de rebote, factores que los motores de búsqueda toman muy en cuenta para determinar la calidad y relevancia de un sitio web.

Desventajas del Uso de Palabras Clave

Más que desventajas, podemos decir que el uso de palabras clave implica ciertos riesgos que es necesario conocer, para así poder evitarlos. Seguidamente, veremos cuáles son los principales:

Canibalización de Contenido

Cuando te centrás demasiado en palabras clave individuales, es posible que termines creando múltiples páginas que compiten entre sí. En el ámbito del SEO, esto se conoce como canibalización, y puede confundir a los motores de búsqueda sobre cuál de tus páginas es más relevante para una búsqueda en torno a las mismas palabras clave. Por ejemplo, si tenés un sitio dedicado a la jardinería y tenés varios artículos sobre «cómo plantar rosales» en tu blog, es probable que cada uno de ellos compita por el mismo espacio en los resultados de búsqueda, diluyendo tu autoridad y disminuyendo la efectividad de tu SEO.

Enfoque Limitado

Las palabras clave, en ocasiones, pueden resultar excesivamente específicas y no siempre capturan la verdadera intención detrás de la búsqueda del usuario. Es como si nos enfocáramos tanto en un árbol, que nos olvidáramos de que ese árbol no es un elemento aislado, sino que forma parte de un bosque. Si te centrás únicamente en incluir, a como dé lugar, palabras clave sin que estas tengan un hilo conductor temático, corrés el riesgo de no considerar el panorama completo de lo que el usuario realmente necesita.

Al fin y al cabo, lo que Google busca es ofrecerle al usuario un contenido que sea verdaderamente útil para él. Por ende, tarde o temprano, por mucho arte con que uses las palabras clave, si esa estructura no tiene un buen sustento, tu página puede ser desplazada por otra que sí logre satisfacer de manera más precisa las necesidades de los usuarios.

Uso Desmedido

Como vimos cuando mencionamos el concepto de keyword stuffing, las palabras clave son como la sal: son necesarias en su justa medida, pero el exceso puede acarrear serios problemas. Además, abusar de las palabras clave es innecesario, porque hoy en día Google puede entender perfectamente de qué se trata tu contenido sin que tengas que hacerlo. Es más: Google no solo te entiende como si fuera una persona sino que, muchas veces, te entiende mejor que si fuera una persona.

Qué son los Temas

En el contexto del SEO, un tema (o topic, en inglés) es un concepto central alrededor del cual se organiza el contenido de una página web. Por lo tanto, un enfoque centrado en temas es mucho más amplio y abarcativo que un enfoque centrado en palabras clave. No obstante, es importante tener en cuenta que tomar al tema como eje central no excluye la utilización de las palabras clave, sino que implica integrarlas de manera coherente y natural dentro de un contenido que aborde las necesidades y expectativas del usuario de forma integral.

El concepto de temas o topics tiene un peso cada vez mayor dentro del marketing de contenido y del SEO: tanto, que el enfoque centrado en temas es un componente clave del seo semántico. Los motores de búsqueda (especialmente Google) han evolucionado para entender no solo palabras clave aisladas, sino también el contexto y la intención detrás de las búsquedas (es decir, su dimensión semántica: de ahí la denominación de SEO semántico). Y consideran que, cuando creás contenido que cubre un tópico de manera exhaustiva, estás proporcionando una experiencia más rica y útil para el usuario. ¿Querés saber más sobre este tema? Visitá el artículo donde te explico en profundidad qué es el SEO semántico.

Beneficios del Uso de Temas

Ya vimos cómo te podés beneficiar del uso de keywords o palabras clave; ahora, veremos las ventajas que te puede aportar integrar la utilización de temas, o topics, dentro de tu estrategia de marketing digital:

Mayor Riqueza de tu Contenido

Cuando te enfocás en temas en lugar de hacerlo solo en palabras clave, podés explorar una variedad de subtemas relacionados que tienen el potencial de enriquecer tu contenido. Por ejemplo, si tu tema principal es «alimentación saludable», podés cubrir subtemas como «recetas veganas», «beneficios de los superalimentos» o «dietas balanceadas para deportistas». Esto, a la vez de mejorar la calidad de tu contenido, contribuye a atraer a una audiencia más amplia interesada en diferentes aspectos del tema.

Mejora de la Experiencia de Usuario

Un enfoque temático permite que los usuarios encuentren todo lo que necesitan saber sobre un tema en un solo lugar. Esto tiene un gran impacto sobre su experiencia, ya que les evitás el tener que saltar de un sitio a otro para obtener información completa (después de todo, en el mundo online, al igual que ocurre en el físico, también buscamos la comodidad). Por ejemplo, un sitio bien estructurado sobre viajes a Europa, que incluya guías de viaje, recomendaciones de alojamientos, tips de transporte y opiniones de viajeros, tiene altas probabilidades de ofrecer una experiencia satisfactoria para el usuario.

Aumento de la Autoridad

Al centrarte en temas y cubrirlos exhaustivamente, construís autoridad en esa área específica. Google y otros motores de búsqueda valoran los sitios que demuestran conocimiento profundo de un tema particular, lo que puede traducirse en mejores posiciones y, en consecuencia, mayor visibilidad. Retomando el ejemplo del blog de jardinería, si cubrís desde técnicas de riego hasta el manejo de plagas, tenés muchas más posibilidades de convertirte en una referencia confiable para las personas con “mano verde”. A la par, esta práctica puede ser beneficiosa para el SEO ya que, como vimos, los motores de búsqueda favorecen el contenido integral y que demuestre profundidad.

Valor a Largo Plazo

Las keywords pueden fluctuar en popularidad, pero un tema bien elegido puede mantenerse vigente por un período mucho más largo. Podríamos decir que apostar por los temas se trata de una manera de preservar tu capital, ya que, en definitiva, tu contenido forma parte importante de tu capital digital. Más aún, se podría decir que, al centrarte en los temas en lugar de hacerlo solo en las palabras clave, “matás dos pájaros de un tiro”, ya que, cuando un sitio está optimizado en torno a temas, el contenido tendrá naturalmente varias palabras clave que tu audiencia objetivo usa, e incluso algunas que ni siquiera habías imaginado o encontrado en tu investigación.

Desventajas del Uso de Temas

Aunque centrarse en temas tiene muchos beneficios, también es importante considerar sus desventajas. No obstante, estos desafíos pueden gestionarse con una planificación adecuada y una estrategia bien definida. Entre los principales, encontramos los siguientes:

Complejidad en la Creación de Contenido

Crear contenido que cubra un tema de manera detallada suele ser más complejo y demandante que centrarse en términos de búsqueda aislados. Es necesario que realices un análisis cuidadoso para lograr que todos los subtemas que puedan atraer a tu público objetivo estén bien cubiertos.

Necesidad de Recursos Adicionales

Esta situación está asociada a la anterior, ya que implementar una estrategia basada en temas conlleva una nada despreciable inversión en investigación, redacción y optimización de contenido. Y, como es lógico, esto puede representar un desafío para empresas con recursos limitados.

Frente a este escenario, una opción es priorizar la colaboración con freelancers, que puede ser más económico que mantener un equipo interno permanente. También podés aprovechar herramientas de automatización e inteligencia artificial para la optimización de contenido y análisis de tendencias. Por último, la reutilización y actualización de contenido existente es una práctica válida y eficaz que reduce la necesidad de crear material nuevo desde cero.

Saturación Temática

Cuando tu sitio se enfoca en un tema, es probable que llegue un momento donde sientas que todos los subtemas posibles se han cubierto y resulta difícil encontrar nuevas áreas por explorar. Y es natural que pienses que podés perder parte de tu audiencia y, con ella, de la autoridad de tu sitio. La buena noticia es que esto suele ser más una sensación que un problema real, ya que por lo general siempre hay alguna arista nueva por explorar de un determinado tema. Solo hace falta que mantengas un espíritu curioso y que te informes de manera activa y constante sobre el tema en el que te centrás.

Cómo Implementar Palabras Clave y Temas en el SEO Semántico

Implementar estratégicamente el uso de temas y palabras clave en tu estrategia de SEO semántico puede sonar más complicado de lo que realmente es. A continuación, te explico los pasos clave que debés seguir para sacarle el máximo provecho a esos elementos:

Utilizá un Modelo de Clúster de Temas

El modelo de clúster de temas, también conocido por su nombre en inglés topic cluster, es una estrategia donde se crea un contenido principal (pilar) que cubre un tema amplio y, alrededor de él, se desarrollan contenidos más específicos, o clústeres, que se enlazan al contenido pilar. Este modelo, por un lado, mejora la organización del contenido en tu sitio; y, por otra parte (y como consecuencia de lo anterior), facilita la navegación del usuario y ayuda a los motores de búsqueda a entender mejor de qué se trata tu contenido.

Por ejemplo, imaginemos que tenés un sitio web sobre fitness. Podés publicar en él un artículo pilar sobre «rutinas de ejercicio para principiantes» y, en torno a ese texto, crear topic clusters como «rutinas de cardio para principiantes», «entrenamientos de fuerza para principiantes» o «cómo mantener la motivación al empezar a hacer ejercicio». Cada uno de estos clusters debe tener un enlace hacia el contenido pilar, para crear una red de información útil para el usuario y bien estructurada.

Realizá una Selección Estratégica de Palabras Clave

Elegir las keywords correctas es fundamental en una estrategia de SEO. Podés utilizar herramientas como el Planificador de Palabras Clave de Google (entre muchas otras) para identificar términos que tu audiencia utiliza al buscar información relacionada con tu industria. Pero allí no se agotan tus opciones; también podés probar lo siguiente:

  • Explorá foros y redes sociales: foros como Reddit, Quora y grupos específicos en redes sociales son excelentes lugares para “espiar” cómo habla tu audiencia sobre ciertos temas.
  • Revisá los sugeridos de Google: observá las sugerencias que aparecen automáticamente al escribir una búsqueda y revisá la sección de búsquedas relacionadas (o “También se buscó”) que aparece al final de la página de resultados.
  • Consultá el autocompletado de YouTube: así como lo hace Google, YouTube ofrece sugerencias de autocompletado que pueden ayudarte a descubrir términos de búsqueda populares relacionados con tu contenido.
  • Utilizá Google Trends: Google Trends te permite ver la popularidad de términos de búsqueda a lo largo del tiempo, identificar tendencias estacionales y emergentes, y comparar el interés relativo entre diferentes palabras clave.
  • Analizá las palabras clave de tu propio sitio: revisá los datos de tu sitio web en Google Search Console para identificar qué palabras clave ya están generando tráfico y cuáles representan oportunidades que no estás aprovechando actualmente.
  • Estudiá a tus competidores: identificá a tus principales competidores y analizá las palabras clave por las que están posicionándose utilizando herramientas como SEMrush o Ahrefs. También podés analizar qué términos utilizan en su sitio web.

Optimizá tu Contenido

Una vez que hayas encontrado tus palabras clave, el siguiente paso es integrarlas de manera natural dentro de tu contenido. Estas son algunas recomendaciones que te sugiero que tengas en cuenta para lograr los mejores resultados:

  • Asegurate de que las palabras clave se integren de manera fluida en el texto: la clave es que no se sientan forzadas. Leer el texto en voz alta es una buena técnica para detectar pasajes que suenen demasiado repetitivos o artificiales. Como regla general, escribí de manera clara y conversacional, como si estuvieras teniendo una charla con el usuario.
  • En relación con el punto anterior, es aconsejable que uses variaciones y sinónimos de tus palabras clave. Esto no solo enriquece tu contenido, sino que también ayuda a captar un mayor espectro de búsquedas. Por ejemplo, además de «alimentación saludable», podés usar términos como «comida nutritiva», «dieta balanceada» y «hábitos alimenticios sanos».
  • Colocá tus palabras clave en lugares estratégicos como el título, subtítulos, primer párrafo, y en el texto alternativo de las imágenes. Esto ayuda a los motores de búsqueda a entender de qué se trata tu contenido sin necesidad de un uso excesivo de keywords.
  • Evitá el relleno de palabras clave o keyword stuffing del que hablé antes. En lugar de caer en esa mala práctica, centrate en mantener la coherencia temática. Esto implica que todo el contenido debe estar alineado con el tema principal y proporcionar valor real al lector.

Implementá Marcado Schema y Datos Estructurados

Para llevar tu estrategia SEO al siguiente nivel, es fundamental incorporar marcado Schema y datos estructurados en tu sitio web. Como vimos, los datos estructurados ayudan a los motores de búsqueda a entender mejor el contenido de tu página y a mostrarlo de manera más atractiva en los resultados de búsqueda, lo que puede aumentar la tasa de clics y, por lo tanto, el número de visitas.

Utilizá el marcado Schema para etiquetar partes específicas de tu contenido, como eventos, productos, recetas o artículos. Esto permite que Google y otros motores de búsqueda muestren fragmentos enriquecidos o rich snippets, como calificaciones, precios y fechas, directamente en los resultados de búsqueda. Podés recurrir a herramientas como el Asistente para el Marcado de Datos Estructurados de Google o JSON-LD para implementar el marcado Schema de manera correcta. No obstante, este es un tema que de ninguna manera se agota aquí: hay mucha mas´tela para cortar, que puede ser muy valiosa para tu estrategia de SEO. Para conocer más sobre este tema, te invito a visitar mi artículo acerca de qué es el marcado Schema conectado

Pensá en Grande

Con esto me refiero a que no dirijas tu atención solo a la consulta de búsqueda inicial. En su lugar, pensá en las posibles preguntas que las personas pueden hacerse y en cómo podrían explorar un tema más a fondo. Metete en la cabeza del usuario y descubrí las verdaderas intenciones detrás de su búsqueda (incluso aquellas que quizás ni siquiera él mismo conoce). Te doy algunos tips para lograrlo:

  • Comprendé el contexto: más allá de las palabras que usa, tratá de entender la situación o problema que el usuario está tratando de resolver. Preguntate: ¿qué información necesita? ¿Cuál es su objetivo final?
  • Investigá las consultas relacionadas: de nuevo, para esto puede resultarte útil la sección de “También se buscó” de Google. Esa información te dará una idea de qué otras preguntas y temas pueden estar vinculados a la consulta original.
  • Analizá el comportamiento del usuario: observá cómo navegan en tu sitio web. ¿En qué páginas pasan más tiempo? ¿Qué enlaces siguen? Esto te puede dar pistas sobre qué información encuentran más útil o interesante.
  • Creá contenido detallado y útil: no te limites a responder la pregunta inicial. Proporcioná información adicional, enlaces a recursos relacionados y sugerencias de temas complementarios. Esto no solo mejora la experiencia del usuario, sino que también te posiciona como una autoridad en el tema.
  • Preguntate por qué: acostumbrate a cuestionar las posibles razones detrás de una búsqueda. Por ejemplo, si alguien busca «cómo reparar una bicicleta», pensá en por qué podría necesitar esa información y abordá esas posibilidades en tu contenido.
  • Interactuá con tu audiencia: aprovechá las encuestas y todos los recursos interactivos que ofrecen las redes sociales para conocer mejor a tu audiencia. Preguntales directamente qué están buscando y qué tipo de contenido les gustaría ver.

En suma, pensar en grande significa anticiparse a las necesidades del usuario y ofrecer un valor agregado que vaya más allá de sus expectativas iniciales. Al hacerlo, no solo mejorarás tu SEO, sino que también construirás una relación más sólida y profunda con tu audiencia.

Conclusión

Si hay algo que quiero que te lleves de este texto, es la idea de que las palabras clave y los temas pueden y deben coexistir en una buena estrategia de SEO semántico. Las palabras clave ayudan a que tu contenido sea descubierto; y, por su parte, centrarte en temas favorece que tu contenido se mantenga fresco y relevante.

Dicho eso, te invito a evaluar y ajustar tu estrategia actual de SEO (o a comenzar con ella, si aún no tenés una). Preguntate si estás cubriendo adecuadamente los temas que interesan a tu audiencia y si estás utilizando palabras clave de manera efectiva dentro de esos temas. Recordá que una estrategia SEO exitosa es aquella que evoluciona y se adapta a los cambios en el comportamiento del usuario y en los algoritmos de los motores de búsqueda.

Finalmente, si sentís que necesitás ayuda para llevar tu estrategia SEO al siguiente nivel, el equipo de Wilko Marketing está aquí para ayudarte. Contamos con la experiencia y las herramientas necesarias para optimizar tu contenido y mejorar tu posicionamiento. ¡Contactanos y descubrí cómo podemos transformar tu estrategia de SEO!

¿Qué te pareció el artículo?

¡Queremos saber tu opinión!

Ayudanos a mejorar

¿Cómo podemos mejorar este artículo?

Pin It on Pinterest