5
(9)

¿Alguna vez sentiste que cualquiera sabe igual o más que vos acerca de un tema en el que tenés años de experiencia? ¿O, por el contrario, que dominás tanto un saber o habilidad que ni siquiera necesitás poner a prueba ese conocimiento?

Es probable que, en algún momento de tu vida, hayas experimentado una de esas situaciones. Eso demuestra que somos muchos quienes nos vemos alcanzados por lo que en el campo de la psicología social se denomina efecto Dunning-Kruger.

¿Qué Es el Efecto Dunning-Kruger?

En 1999, dos psicólogos sociales —David Dunning y Jason Kruger— llevaron a cabo una investigación donde evaluaron a un grupo de estudiantes en diversas áreas. Una vez finalizada esa prueba, quienes habían participado del estudio (sin conocer aún los resultados) debieron responder cómo pensaban que había sido su performance.

En resumidas cuentas, quienes peor se habían desempeñado en las pruebas pensaban que les había ido mejor que al resto. Por su parte, quienes sí habían alcanzado un buen resultado eran conscientes de ello, pero asumieron de manera equivocada que a todos los demás les había ido igual de bien. Por lo tanto, ambos grupos tenían una percepción distorsionada de su desempeño y/o del de los demás.

Y eso nos conduce a la definición del efecto Dunning-Kruger. Se trata de un sesgo cognitivo por el que:

  • tendemos a sobrestimar nuestro conocimiento acerca de un tema cuando, en verdad, no tenemos mucha idea sobre él,
  • y a subestimar nuestras capacidades en relación con las de los demás porque creemos que, si algo es sencillo para nosotros, también lo será para otros.

Dunning y Kruger se centraron en el estudio del primer caso, y lo atribuyeron a una ilusión interna producto de una carencia de habilidades metacognitivas. Es decir, aquellas competencias que nos permiten reflexionar acerca de la manera en que adquirimos y ponemos en práctica nuestros conocimientos, y de cómo lo hacen los demás.

En casos extremos del efecto Dunning-Kruger, hay una conducta muy característica (también estudiada por la economía conductual). En ella, el objetivo no es tanto exhibir un conocimiento que se cree tener, sino demostrarles a otros que están equivocados… es decir, algo así:

Síndrome del Impostor: La Otra Cara de la Moneda

Volvamos al segundo punto que mencionamos acerca del efecto Dunning-Kruger: la convicción de que los demás saben tanto o más que nosotros sobre un determinado tema. Esa creencia se relaciona con un concepto desarrollado años antes del estudio de Dunning y Kruger, denominado síndrome del impostor. Este fenómeno hace referencia a las personas que son reconocidas por sus logros, pero que por dentro piensan que son un fraude. Y que, en algún momento, alguien se dará cuenta de eso.

Como la economía del comportamiento también demostró, todos tenemos algún tipo de sesgo al procesar la información que recibimos de nuestro entorno. Un sesgo siempre es una distorsión; en otras palabras, un filtro que aplicamos sobre la realidad, sin darnos cuenta de ello. No obstante, haciendo un esfuerzo consciente, podemos detectar esos filtros y analizar de qué manera alteran nuestras percepciones sobre un hecho objetivo.

En el caso del síndrome del impostor, confluyen varios sesgos cognitivos. Por ejemplo, el sesgo de confirmación, que ve a cualquier equivocación cometida, por mínima que sea, como una demostración de que se carece de talento para algo. O, asimismo, el prejuicio de creencia, donde la persona emite un juicio (en este caso, el de que no está capacitada para la tarea que realiza) basándose en opiniones personales, aunque los hechos demuestren lo contrario.

¿Cómo Evitar el Efecto Dunning-Kruger (y el Síndrome del Impostor)?

Como frente a tantas otras situaciones, lo primero es aceptar que existe y que no se trata solo de algo que les pase a otros. Por mucho que conozcamos las trampas en las que puede hacernos caer nuestra mente, la realidad es que nunca podemos estar a salvo de ellas del todo.

Por otra parte, el aprendizaje continuo en una determinada materia es la mejor alternativa conocida hasta el momento para evitar sentirnos expertos en algo cuando no es así. Dunning y Kruger demostraron que, al aumentar el conocimiento sobre un tema, se adquieren o fortalecen también las habilidades metacognitivas, lo cual permite al individuo ser crítico con respecto a su nivel de competencia y darse cuenta de todo lo que aún no conoce acerca de un tema. Y, además, lo ayuda a reconocer un grado alto de competencia en quienes lo poseen, lo que disminuye la tendencia a sobrestimar el propio nivel de conocimiento.

Hay una realidad: cuánto más sabemos sobre algo, más somos conscientes de todo lo que aún no sabemos sobre él. Eso es inevitable, y la clave para usarlo a nuestro favor y que no nos induzca a desvalorizarnos es tomarlo como un estímulo. Suena como un juego de palabras, pero si nos damos cuenta de que no sabemos algo sobre un tema, es porque sabemos mucho sobre ese tema.

Algunas personas, cuando advierten sus falencias en una determinada área, aplican una técnica que en inglés se conoce como fake it till you make it. Es decir, simular que hacemos algo bien hasta que esa simulación se convierta en una realidad. Pero esa es una estrategia con una base muy frágil porque, en el fondo, sabemos que nos estamos engañando a nosotros mismos, y eso puede alimentar el síndrome del impostor. Lo más recomendable, como vimos en el texto acerca de cómo construir un hábito, es realizar cada día una acción, por pequeña que sea, que nos permita demostrarnos que estamos trabajando de manera efectiva para convertirnos en la persona que deseamos llegar a ser.

 

Por último, y para ser coherentes con todo lo que vimos hasta acá, quizás este texto no tenga la respuesta definitiva que te salve de las garras del efecto Dunning-Kruger. Pero si te puede dar pistas para reconocerlo, tanto en vos como en los demás, cumplió con su objetivo de que pongas a prueba tus habilidades metacognitivas… y va a ser más difícil que te afecte.

¿Qué te pareció el artículo?

¡Queremos saber tu opinión!

Ayudanos a mejorar

¿Cómo podemos mejorar este artículo?

Pin It on Pinterest